EL LUPUS ERITEMATOSO SISTÉMICO SUPONE UNA CARGA IMPORTANTE POR SU FRECUENCIA EN LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA.

En el año 2002, los Centros para el Control (CDC) y la Prevención de Enfermedades, agencia del
Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos de Norteamérica (USA),
publicaron los datos de mortalidad en el Lupus Eritematoso Sistémico (LES) entre 1979 y 1998,
destacando un incremento del 70% en mujeres de raza negra entre los 45 y 64 años; además,
de todas las muertes en el LES, el 36% se habían producido entre los 15 y 44 años de edad
(MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2002;51:371). Este hecho llevó al desarrollo de estudios para
evaluar la frecuencia del LES y caracterizar a los pacientes detectados. Recientemente, se han
publicado los resultados de los dos últimos estudios producto de esta iniciativa ([Arthritis
Rheum 2017;69:1996], [Arthritis Rheum 2017;69:2006]). Estudiaron un amplio y variado
ámbito poblacional y fueron muy exhaustivos en sus fuentes, utilizando criterios ACR, válidos
para el diagnóstico de LES, así como el criterio del médico experto. Estimaron las cifras de
frecuencia de LES en dos áreas geográficas de USA y confirman que es alta, especialmente en
mujeres de raza negra. Este hecho también se ha visto en otras regiones del mundo [Ann
Rheum Dis 2017;56:1945]). El LES también es frecuente en mujeres asiáticas o hispanas, siendo
menos frecuente en mujeres de raza blanca; la frecuencia de LES en varones es unas nueve
veces menor que en las mujeres. Con anterioridad, la misma iniciativa del CDC de USA, llevada
a cabo en otras áreas geo-etnográficas de ese País, estimó una alta frecuencia de LES en
población amerindia y en los nativos de Alaska (Arthritis Rheum 2014;66:2494), así como en
mujeres de raza negra, especialmente entre los 30 y 59 años (Arthritis Rheum 2014;66:357),
que además iniciaban su enfermedad a edad más temprana y tenían una peor evolución con
mayor frecuencia y gravedad de afectación renal (Arthritis Rheum 2014;66:369). Por otra
parte, las cifras de frecuencia de LES no fueron iguales en los 5 estudios, lo que nos recuerda
que existen diferencias geográficas y de criterios para clasificar a los pacientes como afectados
de LES. En cualquier caso, parece claro que en USA la carga de esta enfermedad es importante.