ESTAMOS EN EL CAMINO PARA ACLARAR LA NATURALEZA DEL LUPUS ERITEMATOSO SISTÉMICO, PERO SE TRATA DE UNA ENFERMEDAD NO BIEN DEFINIDA HASTA EL MOMENTO.

El diagnóstico del lupus eritematoso sistémico (LES) resulta ser menos claro de lo que a primera vista puede parecernos. Más que de una enfermedad concreta se trata de una agrupación amplia de manifestaciones, aparentemente poco relacionadas en algunos casos, que los médicos denominamos “síndrome”, y que se presentan en un conjunto variado de pacientes, cuya causa y mecanismos desconocemos en bastante medida. Por su complejidad el LES ha sido objeto de atención por parte de múltiples especialistas en las diferentes ramas de la biología, incluidos biólogos, genetistas y médicos clínicos que atienden pacientes. Cierto defectos genéticos parecen responsables de un pequeño número de síntomas/criterios característicos del LES, sin que se vislumbre una clara coherencia entre ellos. Aunque las manifestaciones que relacionamos con el LES se han utilizado como criterios de clasificación, no debemos olvidar que se trata de conceptos que pueden definir incluso centenares de modelos de pacientes con LES. Se entiende entonces que los criterios de clasificación ayudan, pero no resuelven los problemas de caracterización de una entidad tan variopinta. Como consecuencia, el tratamiento del LES todavía se dirige más a resolver los síntomas y signos de la enfermedad que a controlar las causas fundamentales que la producen. En un reciente artículo de opinión se comentan estos y otros puntos que nos recuerdan la necesidad de continuar en el proceso de investigación que nos lleve a la resolución del LES (1).

1.- Front Immunol 2018 Mar 1;9:387.