TODAVÍA NO TENEMOS CLARO SI LA ASPIRINA O LA ANTICOAGULACIÓN PREVIENEN LOS FENÓMENOS DE TROMBOSIS EN SUJETOS CON ANTICUERPOS ANTIFOSFOLÍPIDOS QUE NO HAN TENIDO UN EPISODIO ANTERIOR.

El Síndrome antifosfolípidos se caracteriza por el desarrollo de trombosis vascular y complicaciones en el embarazo como manifestaciones más frecuentes. La mitad de los casos padecen Lupus Eritematoso Sistémico. El diagnóstico de este proceso requiere que el paciente tenga anticuerpos antifosfolípidos (AFL) en suero, al menos en dos ocasiones, y aquellos que han tenido un fenómeno trombótico deben recibir tratamiento antiagregante o anticoagulante (1). No obstante, estos AFL pueden estar presentes durante mucho tiempo antes de que se hagan patentes los fenómenos de trombosis y no tenemos claro todavía si es necesario proteger a estos con algún tratamiento antitrombótico, como serían la aspirina o los anticoagulantes. Ahora tenemos algo de información, basada en nueve ensayos clínicos controlados, que incluyeron 1.044 pacientes, realizados en diferentes países y que se ha resumido en una revisión sistemática (alta calidad metodológica para evaluar la validez de las conclusiones). En el análisis de los datos de las distintas publicaciones se observó que la calidad metodológica de cada una de ellas no era muy alta y no se encontraron diferencias en la frecuencia de fenómenos trombóticos o complicaciones de sangrado grave entre los grupos tratados y no tratados con aspirina, anticoagulación, ambas o a diferentes dosis de alguna de ellas, incluidas mujeres con historia previa de pérdidas gestacionales (2).
(1) Cochrane Database Syst Rev. 2017 Oct 2;10:CD012169.
(2) Cochrane Database Syst Rev. 2018 Jul 13;7:CD012534. [Epub ahead of print]